BRANDING 

personal

FREEBIE kit 

¡Ponle nombre y color a tu negocio!

Llévate gratis está imagen para aterrizar el concepto de tu negocio. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor.

La identidad corporativa es la cara de nuestra empresa, producto o servicio. Habla por nosotros y le dice al cliente si somos finos, caros, confiables, chafas, serios, estables, hipsters, exclusivos, veganos, holísticos, ecológicos, fresas, exuberantes, de moda, viejos, etcétera.

 

EMPIEZA POR LO BÁSICO 

 

  • el nombre

  • el logotipo

  • la paleta de color

  • las tipografías específicas

  • los gráficos auxiliares

Todo depende del cliente y su negocio: papelería, comunicación interna, página web, redes sociales, diseño de empaque, materiales promocionales, presentaciones digitales, brochures, flyers y demás materiales de venta.

OJO: mucha gente cree que con tener un logotipo ya está del otro lado, la verdad es que el logotipo es el alma de la identidad corporativa, pero no lo es todo. Repito, debemos tener un manual de uso o nuestro logotipo no sobrevivirá el mercado actual.

Tu logotipo te acompañará durante muchos años. 

La identidad corporativa es una gran inversión; sin embargo, no tiene que ser carísima para estar bien hecha, pero sí es de esos temas donde lo barato sale caro, ya que si no tenemos un buen diseñador podemos quedarnos atorados en este primer paso.

PREGÚNTATE: cuál es tu voz (cómo le hablas a los clientes), cuál es tu visión (cómo te ves posicionado en 10 años), cuáles son tus metas a corto plazo (lanzamiento, primeras ventas, alguna sociedad, etc.).

TU LOGOTIPO

EL COLOR

En lugar de pensar en qué colores te gustan más, es mejor que sepas un poco de la psicología del color y las emociones que evoca cada uno de ellos.

 

No te preocupes por las tonalidades, los colores tienen un sinfín de gamas, eso ya será parte de la exploración del diseñador; sin embargo, tú sabrás por qué y para qué escogemos una gama en particular.

LAS TIPOGRAFÍAS

La influencia que generan las fuentes tipográficas sobre un logotipo. Nos evocan diferentes cualidades, analízalas y trata de ir seleccionando qué familias serían las más certeras para comunicar lo que tu producto, marca o servicio ofrece.

Ya tienes más o menos claro el color o la paleta de colores que te interesa explorar, también tienes claro qué familias tipográficas le vendrán bien, ahora

EL PROCESO DE DISEÑO EMPIEZA

y aquí tendrás clara la evolución que debe seguir este desarrollo:

SECCIÓN DE MOODBOARD

El primer paso es darle al diseñador todas las referencias de inspiración que se te ocurran: competencia, marcas que te inspiren, fotografías de tus productos, etcétera. Este punto es un termómetro para tu diseñador. 

OJO: muchas veces esto es difícil, pero tienes que ser capaz de tomar decisiones ágiles o el proceso se verá entorpecido (puede ser eterno y doloroso). Por eso es importante que antes de contratar un freelance o un despacho de diseño veas su portafolio de trabajo y te asegures de que te gusta su estilo.